Me llamo Ana Campdepadrós;

nacida en Barcelona, desde que cumplí 23 años, ya tenía ciertas inquietudes y aspiraciones de ayudar y poder contribuir a la sociedad con las terapias alternativas.

Pero no fue hasta los 28 años, cuando decidí de dedicarme por completo a mi verdadera pasión. Al iniciarme, poco a poco fuí descubriendo, hasta que punto ésta medicina era capaz a llegar, comprendiendo así su filosofía; de “lograr armonía en el interior y manifestándose en el exterior“con claras evidencias a nivel estético. Decidí especializarme además de aprender a nivel terapéticuo, aprendiendo a realizar todo tipo de tratamientos de belleza sin invadir toxinas al organismo.

Más tarde quise adentrarme más a nivel emocional y reconocí a nivel terapéutico, que los traumas que sentimos desde la pre-concepción hacia el día de hoy, quedan bloqueados en forma de nudos en los cuerpos sútiles, llamados: cuerpo emocional, cuerpo mental, cuerpo etérico,cuerpo espiritual; y encontré a través de un masaje (renacer) la forma de poderlos liberar; según uno mismo esté dispuesto a hacerlo, de forma permanente y segura, logrando un verdadero estado de paz y equilibrio interior; y que el mismo reconozca, su verdadera esencia, amándose tal y como es.

Llegado a éste punto, sentí que ya estaba preparada para ofrecer mi granito de arena y tender mi mano a todo aquél que sintiera que había llegado su momento de tomar conciencia y adentrarse a la verdadera sanación, la del alma; y ofrecer tratamientos estéticos de manera natural sin perjudicar el cuerpo.

Así es como nació Nirvana Zen, el centro que mira y tiene en cuenta el ver se bien pero sobretodo de sentirse bien.

Estas preparado para sentir el verdadero estado Nirvana? Ponte en buenas manos, ponte con Nirvana Zen, tu centro de terapias.